lunes, 11 de junio de 2007

Un día de Furia II

Soy ateo. No creo en Dios. Ni en el cielo ni el paraíso. Pero si existe seguro que allí hay un concierto de los Pearl Jam.

De la infinidad de grupos de música de los que he sido adicto a lo largo de mi vida, ninguno de ellos ha logrado traspasar mi alma como lo hace, desde hace 15 años, el mítico grupo de Seattle. Su música me transmite como ninguna otra.

Hace unos años viví un momento de adicción total a ellos. Por aquel entonces llegué a coleccionar conciertos en formato CD. No existía el emule ni estas cosas de hoy en día. El método consistía en ponerme en contacto con clubes de fans y particulares y realizar el intercambio por correo ordinario. También por entonces buscaba a mi chica ideal. No tenía que ser alta, ni rubia, ni guapa. Pero le tenía que gustar Pearl Jam. Cuando conocía a alguna que me gustaba especialmente solía acabar haciendo la pregunta:

“¿Te gusta Pearl jam?”

No la encontré. Pero no desespero.

Finalmente, con los años, recordaré el pasado sábado por el concierto de PJ. Es la segunda vez que les veo en directo en menos de un año y, nuevamente, volví a emocionarme. Cantar Black a duo con Eddie Vedder fue, una vez más, una experiencia mística. No lo podría demostrar, pero estoy seguro de que mis pies se separaron del suelo y levité durante algunos segundos. Eddie era Dios y yo su entregado súbdito



Serían entonces más de las 12 de la noche. Pero las emociones fuertes habían empezado unas horas antes.

Un tren (el tercero del día) me había dejado a media tarde en el centro de Leganés, donde el ambiente del Festimad se respiraba por cada rincón.

Un festival de música es un sitio con un ambiente muy especial, muy auténtico. En medio de esa atmósfera aún tuve tiempo para emocionarme con otra de mis grandes pasiones en la vida.

Soy del Madrid. Desde que nací.

“Ha tenido usted un madridista”, le dijo el ginecólogo a mi madre el día que vine al mundo.

Mucha gente a mi alrededor no entiende que me tome tan a pecho mi madridismo. Pero los sentimientos son así. No se explican. Se tienen o no se tienen.

En medio de aquel festival encontré un bar donde tomarme un par de copas fresquitas y ver al Madrid de básquet ganar sobre la bocina al Joventut el cuarto partido de los play-off de la ACB. Aquel bar parecía el fondo norte del Vistalegre , la peña bufanda o los Ojos del Tigre. ¡¡Que ambientazo!! ¡¡Que tensión y que alegría cuando fallaron el último triple!!!

Buen presagio para el plato fuerte del día que era el fútbol. Degustando mi tercera copa vi a mi equipo jugar una lamentable primera parte y empezar a decir adiós al título de liga.

Yo había ido a Leganés a disfrutar y dado que mi estado de cabreo y nerviosismo aumentaba por momentos decidí prescindir de la segunda parte y volver a la música.
Pero como la cabra siempre tira al monte, cuando el reloj me indicó que aquello estaba apunto de acabar saqué mi pequeña radio de bolsillo y me puse los cascos.

Pierde el Madrid. Gana el Barça. Quedan dos minutos. Un mazazo. Un jarro de agua fría. Un sentimiento de desesperación me recorrió el cuerpo. Y entonces se hizo el milagro.

“Gooooooooooooool de Van Nistelrooy.....” gritaba el de la radio cuando le interrumpió otro grito.... “goooollll de Tamudooooooo”

Entonces corrí, grité, salté...... fui feliz mientras aquella gente del concierto me miraba raro. Y yo me abracé con ellos y les expliqué que el fútbol es muy grande. Pero aquella gente no lo entendió.

Dejaron de mirarme. Eddie había salido al escenario.

Acabado el concierto pensé que era momento de volver a casa. El día había sido largo y el domingo había que madrugar para correr Carabanchel. Pero una última sorpresa me esperaba a la vuelta de la esquina.

“¿Cómo volveremos a casa?”, me había preguntado el viernes mi amigo Manolo.

“Lo importante es ir. El como volver es siempre secundario”, le contesté.

Esta es una filosofía de vida que tengo hace mucho y que me ha proporcionado algunos disgustos.

Pensaba que un búho sería lo adecuado. Y sino un Taxi.

Pero aquello era tarea imposible después del concierto. Aquel lugar parecía la película de “La noche de los muertos vivientes”. Manadas de gente caminando por la calle sin un rumbo fijo. Todo el mundo quería subirse a un autobús o un taxi.

Después de dos horas intentando salir de allí desesperamos. Segunda vez en el mismo día que no sabía como cojones volver a casa. Por la mañana por desastre. Por la noche por gilipollas. Aceptamos que habría que volver a casa con las primeras luces del día y decidimos celebrar lo vivido en algún bareto de la zona.

Como esto se empieza a hacer eterno me ahorraré los detalles de la fiesta nocturna. Y de cómo conseguí que me llevaran a casa. Si se cuenta todo la imaginación no trabaja.

Y me ahorraré también los detalles de mi lamentable estado al llegar, por fin, a la cama.

Una vez allí recibí un sms de Syl que decía:

“Como putas cabras, como putas maquinas!
19h58m con 100 tormentas, 100 anécdotas y 100 kms de ilusión cumplida.
Gracias a todos. Se os quiere amigos”


Pensé en que mi aventura también había durado 19h58m. Intentando contestar me quedé dormido con el móvil en la mano.

Y entonces soñé con Eddie. Soñé con Ruud. Soñé con mi llave perdida en algún camino. Y con el revisor del tren......

Y soñé con una nueva victoria de mis amigos espartanos en las lejanas tierras de Colmenar Viejo.

Y entonces fui feliz.

11 comentarios:

merak dijo...

cuando me llegó tu sms te imaginé en el concierto!!! jajaja
abrazos

ELMOREA dijo...

¿Te vas a un concierto con la radio para oir el furgol?
Que castizo, tio¡¡¡
A mi la parte que mas me interesa es como conseguiste que te llevasen a casa...¿era rubia o morena? ¿le gustaban los Pearl Jam?
Viendo el resto del dia, es el final que te merecias...

krismaran dijo...

Al final el día fue más fructífero de lo que te podías imaginar el el mejor de tus sueños... ¡me alegro por ello!.

Yo te entiendo con lo del Madrid, aunque preferí no saber nada del partido hasta que recibiera vuestros mensajes... ¡en menos de 10 segundos recibí el tuyo y el de mi vecino!... ¡qué subidón me proporcionásteis!, si llegamos a estar en el 69 la hago un traje a la monja que te cagas... jajaja.

Un abrazo.

Sylvie dijo...

Ya podrías haber soñado que dejara de llover!!!!!....

Me da risa, porque tu filosofía de vida es muy similar a la mía y es realmente una putada en algunas ocasiones...
Eso de ser tan optimista y creer que las cosas se solucionan o suceden por amor al arte, es algo que siempre se me ha reprochado...pero soy así...y me gusta, como veo que te pasa a ti
(de todas formas, creo que tú me ganas).

Ya hablamos del tema del fútbol en el rato que nos acompañaste y sabes que no es lo mío, pero de tanto oiros y aguantaros a todos, al final hasta me gustaría que ganara el madrid...

Que te vaya bien por esas tierras que te has ido ahora.

besitos.

Tetovic dijo...

merak, yo te imaginé en la boda y me dió la risa.

elmo, sí me voy a un concierto con la radio para oir el furgol. Es de las cosas más frikis que he hecho en los últimos tiempos, pero no podía hacerlo de otra manera.

Sobre como volví a casa.... pues mejor dejarlo en el aire... que cada uno se imagine lo que quiera...

Pero creo que sí, que le gustaba PJ ;-PPPP

krisma, yo no sé como pudiste aguantar todo el partido sin tener una mísera noticia. Llevarte unos cascos hubiera sido la excusa perfecta para dejar de aguantar a la pesada esa durante un rato, ¿no te parece?

Por una vez loca te tengo que dar la razón. En eso creo que somos bastante parecidos. Pero solo en eso, ¿eh?? ¡¡Que yo tengo una reputación!!! :D

Las tierras esas por las que me había ido son las de Puertollano y Ciudad Real, pero ya he vuelto y estoy en casita. Hoy no curro, yujuuuuuu!!! :-))))

anita dijo...

TETO... me hiciste acordar a un concierto que vi hace poco acá en Buenos Aires, de Gustavo Cerati, con eso de "los muertos vivientes" lo bueno fue que yo vivia a 15 cuadras del lugar ... jeje!!

merak dijo...

aparecieron las llaves??? recuerdas el dia que slimos a entrenar juntos al tio que se le perdieron las llaves? menos mal que no nos reimos de él jejeje

Sylvie dijo...

aún sigues borracha Amparo, tras la celebración de la liga?????

besitos.

PLUM dijo...

Y porque no cuentas ese regreso de muerto viviente, ein? que mas dejao intrigao, jejeje
Lo de la radio, yo por lo menos, cuando voy al futbol si me la llevo ¿¡Pero aun concierto?! Frikitetovik del tó, jajajaja
Salud, fuerza y honor. PLUM

akuanauta dijo...

yo también estuve en la boda y cuando terminó nos empapamos de agua.
Que pena no vimos el partido del madrid vimos el bacelona y atrasado, cuando estabamos viendo lo mitad de la segunda parte ya estabamos celebrando que el madrid seguia primero.
¡30 copas de liga de futbol y baloncesto!
abracos:
Gracias por entrar en mi blog.

Nausicaa dijo...

Fui una de esas personas q clamo al cielo ante los goles del madrid.

Nooooooooooooooooo

Pero bueno, si te hizo tan feliz no pudo ser tan malo :)