martes, 24 de abril de 2007

Monstruo 3 - espartano 0

Allí me presenté en Colón a eso de las 8 de la mañana pensando en que esto debe de ser masoquismo puro. Abandonar el paraíso que me encontraba en mi cama por el infierno de 42 kms de asfalto solo se puede entender así. Cuando el despertador sonó a las 6:45 pensé que había que estar gilipollas para salir de ahí con lo agustito que estaba para ir a sufrir como un perro por las calles de Madrid.

Acudí a correos a la kdd del foro de carreraspopulares. Desde ese momento hasta la salida ya no paré de saludar. ¡¡Es alucinante la cantidad de gente que he conocido en este mundillo de las carreras populares!!! Garabitas, foreros de carreraspopulares, tapieros, foreros de elatleta, mis compañeros del 4pipas, amigos en general… Al final uno tiene la impresión de que en esto de las carreras somos siempre los mismos. ¡¡Cuanta buena gente!! :-)

Después de tanto socializar nos ponemos, al fin, en la línea de salida el grupo de los que queremos salir a intentar el 3:45: Krismaran (liebre de lujo), Marquitos gato, David Capa, Sierra, elLobo y un servidor.

La subida a Castellana la hacemos tranquilos, algo más lentos de lo previsto, pero es el principio del maratón, es cuesta arriba y vamos en animada charla. Es aquí cuando el krisma me presenta al gran Esquius que ha venido desde asturias para hacer su sexto mapoma, ¡¡con un par!! ¡Encantado de haberte conocido!!

Ya nos damos cuenta de que si el sol calienta con esa fuerza a las 9 de la mañana, a partir de las 11 nos vamos a cocer vivos. Así que me mentalizo para beber bastante en todos los avituallamientos (calculo que entre la carrera y la post-carrera me bebí un mínimo de 6 litros de líquido y no meé ni una gota hasta las 3 de la tarde, para que os hagáis una idea de lo que sudamos el domingo)

Una vez “coronada” la Plaza de Castilla se gira a la izquierda y nos meten por una zona de obras con bastantes estrecheces que hacen de embudos para el apelotonamiento general de corredores. En uno de esos mogollones me despisto y me descuelgo, junto con David, del grupo. Cuando me quiero dar cuenta nos han cogido más de 50 metros. Tengo la tentación de ir a por ellos pero David me sujeta y me dice que vamos bien así. De un tío que lleva 20 maratones en las piernas solo tengo que aprender, así que le hago caso. Aquí hay una bajada de casi 3 kms que sospecho que ellos hicieron bastante fuerte (por debajo de 5min/km) porque en muy poco rato dejo de ver la cabeza de krisma. Bueno, paciencia y buenos alimentos.

David me va dando consejos y yo, como una esponja, los absorbo todos. Vamos muy tranquilos, bastante despacito. Pienso que mejor así, que esto luego es muy largo y es muy pronto para quemar las naves.

Pasando por ciudad universitaria reconozco a Jaime70 mi alma gemela del foro del elatleta, jeje. Le abordo y corremos juntos unos kilómetros mientras charlamos sobre maratón, fútbol y otras cosas. Me dice al rato que se va a quedar. Nos despedimos y tiro con David. ¡¡Por fin nos conocemos Jaime!! ¡¡Un placer!!

Pasamos por el arco del triunfo, Moncloa, el Palacio Real, Calle Mayor, Sol… sin duda la mejor parte del maratón de Madrid, la más bonita, la que está más animada. Lo malo, pienso, es que desde aquí hasta meta (25-26 kms) quedan todas las cuestas. Este es el principio de lo duro. Es por aquí cuando veo a Alberto (4pipas) por primera vez encima de su bici. Me ofrece un gel, pero le digo que no, que a partir del 30.

Pasamos la media en 1:55:20. La idea inicial era pasarla en 1:52, así que he ido más lento de lo previsto. Intento ser positivo y pienso que lo bueno de esto es que he llegado muy fresco a la segunda media (exactamente 20 minutos más lento que el tiempo que hice en la media de Madrid tres semanas antes). Aquí veo a Inma y Piedad que me animan y me dicen que Marcos, krisma y cía me llevan un buen trozo.

A partir de aquí empiezo a correr un poco más deprisa (o menos lento para ser más exactos, jeje). En algún momento David se queda atrás. Me extraña porque él es un corredor de menos de 3 horas en maratón, pero supongo que ha decidido tomárselo con calma.

En el km.23 veo justo delante de mi a Sierra. Le alcanzo y me dice que tiene problemas en la rodilla. Le doy ánimos, le deseo suerte y tiro “p’alante”.

En los siguientes kilómetros me encuentro fenomenal y no paro de adelantar corredores (mirando ahora los datos del cronometraje oficial veo que gané más de 1.000 puestos desde la media maratón hasta el km.35)

En el km.25 están Marta y Txunda. Me animan y me sacan un par de fotos. ¡¡Como se agradecen esos ánimos en la soledad tan inmensa que es un maratón!!

Sobre el km.26-27 veo a lo lejos a alguien alto con el uniforme de carreraspopulares que va caminando. Parece krisma, pero me parece muy raro. Según me voy acercando se confirman mis sospechas. Es él. Entonces lo veo claro. Me está esperando para ayudarme en la última parte del maratón. Cuando llego a su altura me dice que voy muy bien y que tiré hacia delante. Los siguientes dos kilómetros me siento aturdido. Pienso mucho en Antonio y en que le habrá pasado. Este ritmo debería de ser un paseo para él, así que algo ha debido ir mal. Le doy vueltas a porque no le he preguntado si le dolía algo. No sé, me voy comiendo un poco la olla. El maratón te va agotando física y mentalmente hasta convertirte en un autómata que solo se preocupa de seguir moviendo las piernas y te anula hasta el punto de no preguntarle a un amigo por lo que le ha pasado o le está pasando.

A pesar de todo voy muy animado. Me he hecho toda la subida de Principe de Vergara, la subida de la calle Mesena y todos los toboganes de Arturo Soria y sigo bastante entero.

Antes de el km.30 aparece de nuevo Alberto encima de su bici y me ofrece un gel. Esta vez lo pillo, lo muerdo y lo aprieto para meter toda esa asquerosa masa dulce en mi boca. ¡¡Lamadrequemepario, que cosa más mala!! Es la primera carrera en la que tomo una cosa de estas y la verdad es que noto un cierto subidón (que no sé hasta que punto es un efecto psicológico)
Es más o menos en ese kilómetro cuando me encuentro a Elo (4pipas) que me está esperando para ayudarme a llegar a meta. No lo esperaba y me da un subidón de moral. Desde este momento ella y Alberto se convertirán en mis ángeles particulares. Me llevan el agua, el acuarius, me dan ánimos constantemente....

En la bajada de la calle Alcalá veo que Marcos está solo unos metros por delante de mi acompañado de Paqui y Antonio (4pipas). Le alcanzo, hablamos un poco sobre lo jodidos que vamos ya a estas alturas de la carrera y le dejo atrás. En principio pensé en quedarme con él, pero en esos momentos llevaba una inercia buena y me fui casi sin querer.

Sigo adelantando gente pero ya empiezo a notar los kilómetros en las piernas y en la cabeza. En los avituallamientos me lo bebo todo y aprovecho para echarme agua por encima de la cabeza, ¡¡tengo un calor asfixiante!!

La terrible cuesta que hay desde el 32,5 hasta casi el 37 me revienta. Acaba conmigo. Igual que me pasó en el mapoma de hace dos años en apenas dos kilómetros (entre el 33 y el 35) todos los pensamientos positivos se transforman en negativos: “joder, ¡¡que mal voy!!, ¡¡no puedo más!! ¡¡que calor hace!! ¡¡todavía me quedan muchos kilómetros y ya no puedo más!! ¡¡esto es un suplicio!!....”
Creo que me estampé una vez más contra el famoso muro.

Elo me anima constantemente. Yo intento ser positivo pero con tanto sufrimiento me resulta absolutamente imposible. Me dice constantemente que quedan 200 metros de cuesta y que luego es ya todo cuesta abajo hasta meta. Yo, que me había mirado el perfil, sabía que me estaba engañando y que me quedaba mucha cuesta arriba todavía. Todavía no sé como fui capaz de hacer todo ese tramo sin pararme porque mi cabeza me gritaba, me exigía que lo hiciera. Alrededor de mi veo ya más gente andando que corriendo y eso no ayuda. Además me doy cuenta de que he bajado tanto el ritmo y voy tan despacio que los que andan van casi a mi misma velocidad. En esos kilómetros de cuesta arriba alcancé un nivel de sufrimiento físico y mental al que nunca antes había llegado como corredor popular (es de lo que más satisfecho me siento de esta carrera)

“Coronamos” al fin y enfilamos hacia Ventas. Pero estoy totalmente destruido. En el km.38,5 Elo me ofrece una botella de acuarius (¿de dónde la sacaría?). La cojo y mis piernas se paran. Me bebo como medio litro de un trago y maldigo el momento en el que me he parado. Quería acabar este maratón sin pararme, pero una vez más no lo he conseguido. Estoy completamente zombi, pero echándole más huevos de los que nunca le haya echado a esto me pongo a correr otra vez (bueno, trotar o algo parecido).

Pasamos Ventas y veo la cuesta de subida a Manuel Becerra. Parece el puto Everest delante de mi. Casi todo el mundo va andando. Yo soy conciente de que no la voy a poder subir corriendo de ninguna manera, así que intento correr hasta donde pueda. A mitad de cuesta, más o menos, me paro y decido coronar este nuevo alto de montaña caminando. Una vez arriba, y justo antes de la pancarta del 40 comienzo de nuevo a correr. Ya no pararía hasta la meta.
En ese momento miré el cronometro de mi muñeca y pensé: “que pena, ya ni siquiera puedo bajar de 4 horas”. Como iría de la cabeza, ¡madre mía!. No sé que tipo de cuentas eché. Está claro que el cerebro estaba ya para pocas matemáticas.

En esta parte de subida me acompañó también Juan Carlos (asturmad en este foro), presi del club, dándome ánimos a tope. Me hizo unas fotos que no quiero ni ver porque deben parecer fotogramas de “La noche de los muertos vivientes”.

Los últimos 2 kms son en ligera cuesta abajo y ya la cantidad de público que hay animando es muy grande. Se supone que esta es la parte del maratón que debería de haber disfrutado, pero es absolutamente imposible. No disfruto nada de nada. Seguir moviendo las piernas es una puta tortura. El dolor físico es ya inmenso. La tortura psicológica indescriptible.

En los últimos metros antes de entrar al retiro escucho varias veces a diferentes personas gritar mi nombre y animarme, pero yo ya ni veo quienes son. Ahora mismo solo recuerdo a Rungobe que incluso creo que corrió unos metros a mi lado. Todo eso es un recuerdo bastante difuminado en mi memoria.

Lo que sí recuerdo bien es que después de entrar en el Retiro sentí una liberación muy grande, un “ya está coño, ya he llegado”. Y entonces busqué el arco de meta con la mirada y lo vi allí, lejiiiiiisimos. Me hundí en la miseria. Pensé: “¡¡¡no por dios, no puedo llegar hasta allí!!”. Es increíble como al final de un maratón 500 metros pueden llegar a parecer un obstáculo insalvable.

Veo a Mar y a cris (mujer e hija del krisma) que me animan y saco fuerzas para hacerles un gesto de agradecimiento. Escucho a Elo que me insiste una y otra vez en que disfrute de este momento, que disfrute del ambientazo de público... pero yo no disfruto nada de nada. ¿Se puede disfrutar mientras te arrancan las uñas de los dedos? ¿verdad que es imposible??

Al final lo que parecía que nunca llegaría llega. Cruzo la meta y me abrazo a Elo completamente exhausto. Le doy mil gracias por haberme acompañado camino del infierno. Miro el crono: 3:55:32. En ese momento me importa tres coj****. He llegado a meta y eso me hace feliz.

Conclusiones varias

Negativas

1ª Sigo sin poder con esta distancia. Es la tercera maratón que corro y tres veces he llegado a meta penando. Tres veces me he pegado contra el muro. Tres veces ha hecho el tío del mazo sus delicias con mi físico.
Todavía no he sido capaz de correr 42 kms sin pararme y mi marca de maratón sigue estando lejos de mi nivel en 10K o media maratón.

2ª Dos años después de mi primer mapoma solo he mejorado 6 minutillos la marca, lo que me parece muy poca mejora en tanto tiempo.

Positivas

1ª He acabado mi tercer maratón. Si me dicen hace cuatro años, cuando no hacía ningún tipo de deporte, que algún día podría vacilarle a los colegas de haber corrido 3 maratones no me lo hubiera creído.

2ª He mejorado mi marca y eso siempre es motivo de satisfacción. Además he bajado de las 4 horas por primera vez y eso también es motivo de celebración. Además este maratón lo he preparado con pocos kilómetros, sin tiradas de más de dos horas y sin mucha mentalización... Me queda la sensación de que en un maratón sin cuestas, con 10ºC menos de temperatura (llevo fatal lo de correr con calor) y con una mejor preparación el margen de mejora es grande todavía.

3ª No he podido con el maratón, pero esta vez he estado más cerca que nunca. No creo que llegue a 500-600 metros el total de lo caminado, así que esta vez ha estado cerca la cosa.

4ª Dos días después tengo algo cargados los cuadriceps y los dorsales, pero apenas noto secuelas. No tengo ampollas en los pies, ni dolores de ningún tipo ni nada de nada.

Generales

1ª No sé si el maratón merece la pena. Contarlo aquí o a los colegas de oficina es muy bonito, pero el nivel de exigencia que le pedimos a nuestro físico y nuestra mente es extremo. Por lo menos para los corredores del furgón de cola como yo. Para gente más preparada seguro que sí, pero para los de atrás... no sé, tengo mis dudas ahora mismo. Las imágenes de corredores/as tirados en las cunetas siendo atendidos por los servicios médicos... pfff... no se olvidan de un día para otro. Es para plantearse si esto de la épica del maratón no nos vuelve un poco gilipollas a algunos.

2ª El mapoma es una salvajada. En los últimos 10 kms hay más gente andando que corriendo, cosa que no se ve en otros maratones (yo conozco Berlín y Valencia).
Hay un dato que es demoledor en este sentido. Pasé la media en 1:55 en el puesto 5330. La segunda media la hice en 2 horas clavadas. Así pues se puede decir que pinché en la segunda parte de la carrera. Bien, pues acabé en el puesto 4244. Pinchando en la segunda media adelanté 1086 puestos en esta parte del maratón. Esto da una idea demoledora de el nivel de hundimiento de muchiiiisimos corredores en la parte final de la carrera.

Que de los últimos 25 kms de carrera 15 sean cuesta arriba (con algunos tramos duros de verdad) me parece una salvajada. Es cierto que Madrid es una ciudad asentada sobre varias colinas y es imposible hacer un maratón llano. Pero también es verdad que parece hecho a mala ostia. Estoy casi seguro que el que lo trazó sentado en una mesa de despacho no se ha puesto las zapatillas y ha comprobado la realidad de este circuito. Yo, desde luego, no vuelvo a esta carrera mientras se mantenga este circuito o similar.

18 comentarios:

Tetovic dijo...

Bueno, esta mañana me aburría en el curro, me he puesto a escribir unas líneas y me ha salido este pedazo de ladrillo.

Estaba escrito para colgarlo en el foro de carreraspopulares, pero finalmente me he animado a colgarlo aquí también.

Prometo una crónica mucho más currada y bonita de mi lucha con el monstruo dentro del abismo.

:-)

ELMOREA dijo...

Animo Teto, quiza la dureza de lo recorrido, haga de la llegada algo mas que una marca en un cronometro.
Yo no tengo referencias de otros maratones, ya sabes que he sido debutante, pero esto ha sido muy, muy duro.
El calor ha sido bestial, y lo de las cuestas de la segunda mitad de la maraton, esta hecho por alguien sin conciencia de lo que es un maraton. O eso o quieren hacer que alguien casque para darle un toque épico-morboso a esta prueba.
Has mejorado tu marca y ademas has ganado una botella de tintorro. ¿que mas quieres?
Firmado: El guardian de tu botella
PD: En la proxima carrera haremos por darnos el testigo debidamente etiquetado y embotellado ¿ok?

anita dijo...

Primero que nada, felicitaciones! muchas muchas, ¡que la has parido a la maraton!

y aparte,´¡cuánto apoyo! ¡cuánta gente gente que fuiste contando que entre palabras, hechos o lo que sea sumó un granito de arena a que vos (e imagino que muchas mas) logren esta tremenda hazaña...

boni dijo...

TETOOOOO!!! Correr una maratón es la leche, terminarla ya es bestial, y hacer marca.....eso ya no lo sé, jajaja...¿orgásmico?....ya te contaré el día que baje de 3:30....

Gracias por todo, ha sido un placer compartir mesa y carrera con vosotros (ya recibiréis de mi media las fotos que hizo de la comida).

Saludos desde Málaga
PD:....descansando, el lunes por la tarde ya no me dolía absolutamente nada, con lo que creo que me dediqué a "vaguear" el Mapoma

krisma dijo...

Teto, ya te lo dije el Domingo por la tarde, tienes que estar muy orgulloso de lo conseguido, me parece que en las condiciones del Domingo hiciste un carrerón, con muchísima cabeza y esos 2 pequeñísimos parones no son suficientes para empañar este logro.

Yo lo que siento es no poder haber sido partícipe de él, sabía que no lo había preparado a conciencia, pero no podía imaginar que os ayudaría tan poco.

Sobre no haberte parado a preguntarme, hiciste perfecto ya te dije que te daba un par de collejas si lo hacías, era tu carrera y no había que estropearla por mi culpa.

Espero que en París 2.008 haga menos calor, porque yo tampoco voy nada bien, a partir de ahora miraré maratones como el que hice en Florencia, es decir en invierno.

Un abrazo muy grande y por enésima vez... ¡¡¡ENHORABUENA!!!.

Sylvie dijo...

Joder...enterito me lo he tragao!...qué sufrimiento!!!...mira que es "porculodador" ese monstruo!!!!

Teto, has sido un campeón como la copa de un pino, por tener esa fortaleza y aguantar ese final duro del Mapoma.
Mi más sinceras felicitaciones rebonico...tío sub4 con un par, sí señor!

Besitos.

merak dijo...

pues para haber pasado la media en 1:55 el tiempo de llegada es muy bueno, más sabiendo que la senguda media de madrid es salvaje.
cuántos kms has hecho para preparar mapoma?
abrazos

Tetovic dijo...

Hola niños/as!!

Lo primero de todo muchas gracias por vuestras palabras. :-)

Lo segundo aclarar que no estoy en absoluto decepcionado con este maratón. No sé que impresión habréis sacado si habéis leído “el ladrillo”, pero lo cierto es que estoy bastante contento. Tres días después valoro mucho lo conseguido. No por la marca ni nada de eso sino porque siento que ha sido la carrera donde me he demostrado a mi mismo mayor capacidad de sufrimiento, algo que siempre me autocritico mucho (la poca capacidad de sufrir que tengo, me refiero).

Pero el estar contento no me impide hacer ciertas reflexiones al respecto del maratón. La conclusión más clara que saco es que no estoy, por ahora, preparado todavía para correr un maratón. Todavía no he finalizado un maratón con la sensación de “te he vencido” sino más bien de “me has vencido”. Pero bueno, ya llegará. Y si no llega pues nada, que tampoco hay que darle mayor importancia de la que tiene. Desde luego, que de momento, mi único reto con el maratón es llegar a la meta. Si sigo corriendo llegará un día en el que realmente me pueda plantear una marca objetivo, pero por ahora mi triunfo en esta distancia tiene que ser llegar a meta en relativamente buenas condiciones.

merak, preparación tampoco he hecho. Simplemente he corrido los días que me apetecía. Y eso han sido casi todas las semanas 4 días. Nada estructurado ni previamente planificado. El volumen de kms ha oscilado entre 45 (la que menos) y 53 (la que más) en las 10 semanas previas al maratón (menos una que paré por un dolor en el tobillo). El Gavela diría que la cantidad de kms es la adecuada (si haces gimnasio y esas cosas que yo no hago, claro). Pero mi impresión personal es que si quiero llegar mejor preparado tendría que subir el volumen a unos 60-65 kms semanales. Las tiradas largas han sido las 4 medias que he corrido. A pesar de lo que dicen algunos, yo sigo pensando que hacer un par de tiradas de 30 kms viene bien (aunque tardes 3 horas). Yo no las he hecho, desde luego.

Bueno chicos. Daos por besados y por abrazados. :D

merak dijo...

pues sí... me parecen un poco escasos.la única forma de vencer al "monstruo" es entrenamiento y alimentación... (aqui los gin-tonic están permitidos jejeej)
abrazos

SlowPepe dijo...

AHÍ VA MI PUNTO DE VISTA: Lo primero felicitarte: No tengo duda de que eres un ganador. Alguien que se enfrenta a la dureza de la carrera y no se deja derrotar por ella es un vencedor. Lo que pasa es que los 42 son jodidos. Nadie nos dijo que sería fácil. Con el maratón no es fácil acertar en función de las expectativas que nos creamos. Yo estaba para llegar a la meta media hora antes, esa era la teoría. La realidad es que lo que valgo es lo que hice. Sé que cuando mejore será a costa de seguir sufriendo como un cordero degollado. Tu tienes cuentas pendientes con los 42, y saldarlas con facilidad terminaría con la mística de la carrera.
Además Mapoma no es el mejor escenario para disfrutar. Cuestas y más cuestas y ese calor matan a cualquiera. No eres el primero que renuncia a este maratón si lo repiten en las mismas condiciones. Empiezo a preocuparme porque era mi objetivo de 2008. Un abrazo, campeón.

irishdecai dijo...

Con dos cojones Teto, eres un puto heroe para mi, como todo el que acaba Mapoma. luego esta el mejorar o no, pero esa es otra historia. Gracias por compartirlo tio.

merak dijo...

toc-toc... aún de resaca???

merak dijo...

por cierto... disfrutarías el domingo, no? jejeje lo siento... yo siempre fui "guticista"

anita dijo...

yo vine esperando cuento tambien de ese findesemanaatodotrapo!

Sylvie dijo...

Este Teto es que está mayor...como le desperté tempranito el domingo, ahora necesita recuperar durante 1 semana...

menudo matao!

Besitos

merak dijo...

como sé que me vas a llamr inútil... pues que sea públicamente... ejem... volví a perder el enlace de la carrera... así que lo pones en aquí como respuesta y así no se me escapa (ahora peta internet y la hemos cagao)

Tetovic dijo...

¿Cuantas veces lo vas a perder merak, jomio??? :-D

Ahí te pongo el enlace:

http://www.maratonalpino.com/

Uff, ya va siendo hora de escribir algo por aquí, pero, ¿sobre que?
:-o

merak dijo...

gracias, gracias