martes, 3 de abril de 2007

Progresando...

... que es gerundio.

Principios de 2004

Después de una vida entera sin hacer deporte me había dado por correr. Llevaba unos meses dándole a la zapatilla. Ni siquiera sé muy bien porqué. Ya por aquel entonces había participado en algunas carreras populares, entre ellas dos de los diezmiles míticos del calendario madrileño (CSIC y SanSil Vallecana). Fue seguramente después de esta última que sentí la llamada de la media maratón.

Me daba vértigo pensar en una carrera de más de 21 kilómetros, pero el reto me parecía fascinante. Tenía por delante 3 meses para prepararme y enfrentarme a esa distancia en la Media Maratón Villa de Madrid que se celebraba el 4 de Abril.

Fue entonces cuando empecé a buscar información por la red sobre como se preparaba uno para una locura como esa. Y descubrí el foro de carreraspopulares.com. Y aprendí lo que significaba eso de ser “pronador”. Y leí por primera vez palabras de esas raras de corredores como “series”, “progresivos”, “fartleck”.... Y empecé a comprarme la revista runner’s. Y me compré mis primeras zapas guapas de correr. Joder, ¡¡hasta un pulsómetro me pillé para controlar mis entrenamientos como un profesional!!
Y fue en aquellos días cuando empecé a escribir mis entrenamientos en el mismo documento word donde hoy día los sigo apuntando.

¡¡Ufff!! Sin lugar a dudas aquélla ha sido la carrera que he preparado con mayor ilusión. Sólo mi primer maratón, un año después, se puede comparar en ese aspecto.

Durante aquellos tres meses fui constante como un reloj. Realicé mis primeras tiradas largas. Mejoré día a día. Soñé una y mil veces con la meta de aquella carrera. ¡¡Dios mío!! ¡¡Iba a correr una media maratón!!

Y llegó el día D. Y me presenté en la salida con mi amigo Pablo. Cargados de ilusiones y de dudas.

No tenía ninguna referencia de tiempos en esta distancia, así que no sabía cual podía ser mi marca. Pero dentro de mí, soñaba con poder bajar de las dos horas. ¡¡Eso sería la ostia!! Pero lo cierto es que ni siquiera tenía la certeza de que fuera a ser capaz de cruzar la meta corriendo.

Aquel día me sentí, por primera vez, un corredor de fondo. Los últimos kilómetros fueron agónicos. Sufrí como un perro. Pero lo conseguí. Crucé la meta con los brazos en alto en un momento de intensa felicidad.

Recuerdo que volviendo a casa me sentí eufórico en el coche. Ese tipo de euforia que sólo los corredores podemos sentir cuando las endorfinas recorren nuestras venas y sabemos que hemos hecho una gran carrera. Estaba orgulloso de mi mismo. La marca estratosférica, 1:56:13.

Supongo que con el tiempo nos acostumbramos a hablar de rodajes de 20 kms, de marcas, de series y todo eso. Y es entonces cuando perdemos la perspectiva. La perspectiva de que para la mayoría de los mortales correr durante dos horas seguidas o correr 21 kilómetros del tirón es una locura solo al alcance de unos pocos.

En aquel momento me sentía así. Uno de esos pocos capaces de hacer algo así. Un superhombre. Solo me faltaba la capa y alguien a quien salvar.

Así que le cogí mucho cariño a esa carrera. Y quise volver.

En 2005 se celebró dos semanas antes de mi primer maratón y los sabios del foro me recomendaron que no la corriera. Demasiado cerca en el tiempo del principal objetivo.

En 2006 me pilló saliendo de 4 meses de lesión y sin confianza para afrontar 21 kilómetros.

Y por fin, este año, me he reencontrado con ese mismo circuito, con esas mismas sensaciones. Fue el pasado domingo.

Y volví a casa conduciendo. El coche era otro. Pero la nube en la que iba subido era la misma que entonces.

Esta vez crucé la meta en 1:35:28.

Tres años y diez medias maratones después, he rebajado aquella marca en 21 minutos, ¡¡un minuto por kilómetro!!

A veces parece que entrenas y no mejoras. No es que las marcas me importen especialmente, pero es verdad que a todos nos gusta mejorar y sentir que poco a poco vamos abandonando el furgón de cola de las carreras.

A corto plazo es difícil ver la evolución. Pero si eres capaz de mirar con la perspectiva de los años puedes comprobar que, aunque no lo veas, estás progresando.

14 comentarios:

boni dijo...

Mi primera media la hice un mes después de nacer mi Javilillo, (en dos meses solo pude salir a correr 4 veces)sin haber corrido más de 6 ó 7 kms nunca, me había acostado a las cinco de la mañana con varios pares de Havanas-cola en el cuerpo.......1h 59m, terminé con las patas doliéndome para morirme, jajaja.........dos años y ocho meses después, 1h 35m 45s.....todo sale, con un poquito de empeño.
Ahora toca darle caña a MAPOMA, ahí nos vemos.
Saludos desde Málaga

ELMOREA dijo...

Y porque nos ha pillao tarde, que si no se iba a enterar el Tadesse ese...

boni dijo...

Efectivamente, jajaja....

Sylvie dijo...

Yo en tiempos no he mejorado mucho que digamos desde mi primera media (que debió ser allá por el 98 o así, no sé cierto ahora), aunque tampoco sabría decir cual es mi mejor marca, porque nunca he corrido echando el bofe.

Para mi no hay mayor satisfacción que ahora poder hacer las medias hablando...cosa que antes me era imposible. Eso, digo yo, que también será porque he mejorado algo, no?...

Como sigas mejorando así tú, en 3 años más, te cascas el record mundial.

Besitos.

merak dijo...

aunque las marcas no importen, uno suele hacer las cosas para encontrarse bien... y mejorando la marca se tiene una de las pruebas de que te estás encontrando bien, de que lo que haces está funcionando, de que las cosas tienen efecto. yo mi primera media (no sé si ya te lo dije) la hice en 1:59:50 y también sufrí como un perro... tres años después volví a esa media y marqué un 1:24:45 y apenas sufriendo. recuerdo cuando empecé que hacer tres kms era un suplicio... ahora eso es el calentamiento... y sí... esa nube con al que te topaste, es una de esas cosas que merecen la pena en la vida.
abrazos

merak dijo...

por cierto syl... claro que has mejorado...¡hablando!!! jejeje
besos
ya veo que el pilpil... se nos ha ido de vacaciones a todos jajaja

krismaran dijo...

Y si te dedicaras a entrenar más y a beber menos serías como el Gebre... jajaja.

Lo que está claro es que en cualquier cosa que te propongas en la vida, si le dedicas unos años seguidos la mejora será espectacular y si encima te gusta lo que haces, ¡ya es la ostia!.

De todas maneras tú tienes la grandísima suerte de contar con un "coacher" de calidad y eso no lo tienen todos... jijiji.

Un saludo.

Cristina dijo...

no me apetecia obsesionarme con marcas...pero vais a hacer que me fije...casi como una profesional!
no si ya verás todavia...
besos!

boni dijo...

Por cierto, quiyo, a ver si "progresas" también en el blog, tío vago....jajajajaja

Saludos desde Málaga
Sierra

Tetovic dijo...

Pues sí, supongo que va ya siendo hora de progresar con el blog, pero no sé sobre que escribir. En estos últimos días he tenido un montón de sentimientos encontrados recorriéndome el alma, pero no tengo ni idea de cómo plasmarlos con un teclado. He pensado en hacerlo pero no me veo capaz. Y nada tiene que ver con las carreras. Aviso.

Sobre lo de progresar veo que más o menos todos tenemos una historia parecida. :)

Ya verás como algún día de estos le gano al merak, jijijijiji.

SlowPepe dijo...

Pues mejorar, a la vista está, has mejorado un montón. Las marcas nos motivan a todos, pero lo importante es que no nos lleguen a obsesionar.

Con lo del blog, no te agobies que es peor. Escribe cuando te apetezca y sobre lo que quieras. Si dejamos que se convierta en una obligación estaremos empezando a abandonarlo, y el tuyo es muy majo.

Un abrazo desde el Mediterráneo.

Sylvie dijo...

Todo en esta vida ha de hacerse cuando a uno le nazca y le plazca...

En cuanto a sobre lo que escribir, solo decirte, que las frases del alma, son las que realmente describen lo que uno es, pero que si no te sale plasmarlas en un teclado, leelas para ti, que seguro que aprendes un poco más de lo que quieres, esperas o necesitas de la vida (y por supuesto, no solo es el correr).

Besitos.

merak dijo...

ah... las musas...con lo buenas que estan!!!! y cómo se esconden las muy golfas!!!
qué te voy a contar yo albertito, si a veces tengo que sacar mi navagita plateá y ponérsela en la yugular... a veces lo mejor es no oredenar porque cuando te pongas a escribir adquirirá sentido.
abrazos

krismaran dijo...

A ver si nos cuentas algo nuevo, que anda que no estás vago ni nada... jajaja.

Un abrazo.