viernes, 31 de agosto de 2007

CdeS XI : Arzúa-Santiago

Etapa 8: La trampa y el final del Camino

24 de agosto, Arzúa
– Pegontuño – Calzada – Calle – Boavista – Salceda – Ras – Brea – Alto de Santa Irene – Rua – Pedrouzo – San Antón – Amenal – Cimadeavila – San Paio – Labacolla – Villamaior – San Marcos – Monte do Gozo – Santiago de Compostela (40 kms)

Ya lo había decidido la noche anterior. Iba a hacer trampas para llegar este día a Santiago.

En principio la idea era llegar el sábado por la mañana y allí coger un autobús o tren que me dejara en Madrid por la tarde. Por motivos que no vienen al caso tenía/quería estar en Madrid el sábado por la tarde-noche. El problema vino cuando consultando en Internet en un ciber de Melide comprobé que los trenes y autobuses tardan más de 10 horas desde Santiago a Madrid. No entiendo que las comunicaciones en transporte público entre la capital de Galicia y la capital de España estén en estas condiciones. Me pareció bastante indignante, pero no voy a profundizar en el tema en este momento.

Así las cosas había que llegar el mismo viernes para poder viajar en el tren de la noche. Con el agotamiento físico que llevaba a estas alturas y con los pies hechos puré (otra noche que los dolores apenas me dejaron pegar ojo) la posibilidad de completar a pie, en una sola jornada, los 53 kms que separan Melide de Santiago me pareció utópica.

Cuando me enteré de la existencia de un autobús de línea que unía las poblaciones de Melide y Arzúa no lo pensé dos veces. Quitarme esos 13 kms me iba a permitir colocarme a tiro de unos 40 kms de Santiago, que tampoco era moco de pavo.

Dicho y hecho. A las 8 de la mañana me subí al autobús en Melide y un cuarto de hora después estaba pateando camino de la tumba del Apóstol. Me equivoqué de parada y me bajé antes de llegar a Arzúa, cerca del mojón del km.40.

Se ve que el Apóstol decidió celebrar mi llegada sacando a pasear al astro rey en todo su esplendor. Un calor de cojones, vaya. El día más caluroso de todos.

Psicológicamente fue la etapa más dura. Se me hizo eterna. Supongo que las ganas de llegar, el calor, la escasez de fuerzas, la dureza de las cuestas de la parte final y sobre todo el hecho de no ver Santiago por ninguna parte hicieron de este día el remate final.

A partir del km.13 desaparecen los mojones, con lo que pierdes toda referencia de tu situación, lo que no ayuda precisamente a dar ánimos. Llevaba como dos horas caminando después de dejar atrás ese mojón y no podía creer que aún no se viera Santiago por ninguna parte.

Cuando empezaba a desesperar me encontré de golpe con el monumento conmemorativo al Papa Juan Pablo II.

“¡¡Estoy en el Monte do Gozo!!”

Y en ese momento entendí el porque del nombre. Por primera vez pude ver, a mis pies, la ciudad Santa de Santiago de Compostela.

Aquí era donde los caminantes medievales caían de rodillas y entre sollozos entonaban cánticos en agradecimiento por haber llegado sanos y salvos de tan largo y peligroso viaje. A tanto no llegué, pero sí que me invadió una alegría inmensa por todo el cuerpo.

Entrando en la ciudad llamé a Josero. Le busqué en la Plaza del Obradoiro y allí nos fundimos en un abrazo. Ni un duro hubiera dado por este reencuentro cuando nos separamos 240 kms al este de este maravilloso lugar.

Y allí tumbado, tirado como una colilla, derrotado por el esfuerzo e inmensamente feliz por haberlo conseguido contemplé la Catedral en todo su esplendor. Son muchas las veces que había estado en ese mismo lugar, pero nunca antes me había parecido tan mágico, tan lleno de fuerza, tan intenso.

Como me dijo una peregrina: “siento como si todo esto me perteneciera más a mí que a nadie”.

En la foto la Catedral se alza sobre las zapatillas que me llevaron desde León hasta Santiago

10 comentarios:

Sylvie dijo...

y esto pa cuando????????...

Tetovic dijo...

Tranquiiiiiiiiiiiii, tronkiiiiiiiiiii!!!!!!!!

:-)

Voy a ello!

Tetovic dijo...

Ale, ya está, ya he llegado a Santiago. ¡¡Que paliza.... de escribir en el blog!!!

:D

Sylvie dijo...

Será tramposo el tío!!!...13kms en bus?????????...eso donde se ha visto????...bueno, espero que al menos fuese por una muy muy buena causa...(imagino que sí, bandarra!).

besitos y enhorabuena por conseguirlo.

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Mola la historia, aunque pagaste caro el empezar tan fuerte el primer día y no dar tiempo al cuerpo a que se acostumbrase a caminar. Sin embargo te doy la enhorabuena por la constancia y el ímpetu que le pusiste.

Yo sí logré llegar a Santiago desde Melide, pero fue un palizón, quizá la etapa más dura que haya hecho nunca.

Este verano también hice el camino, lo que pasa es que estoy algo perrete y no he escrito todavía nada, lo tengo todo en el cuaderno y tengo que pasarlo, subir las fotos y demás, pero prometo que lo haré la semana que viene, como muy tarde. Si te apetece leer mis aventuras, por el camino francés o por el camino primitivo, ahí le puedes dar. Este verano hice el del norte, en bici, un palizón también, pero muy confortante :)

ELMOREA dijo...

Al fin llegaste, no he querido interrumpirte antes¡¡
Buenisima la cronica y sobre todo esa foto final, que me ha impresionado y que es un resumen grafico muy impactante, de verdad.
Yo nunca olvidaré el alto de O Cebreiro, con 41 de fiebre y una ventisca de nieve impresionante. Me pase la noche delirando, pero gracias a unos amigos y al bendito Clamoxyl al dia siguiente me hice otra etapa....ay, cuando aun eramos hombres¡¡¡
Enhorabuena peregrino..ultreya.

Tetovic dijo...

syl, yo con 8 años ya hacía trampas jugando al parchís, así que...

jose ignacio, ya veo que eres adicto al Camino. ¡¡Que envidia!! ¡¡Ojalá algún día lo pueda hacer andando entero!! Pero es que hacen falta tanto tiempo libre para eso.

Muy chulos tus blogs sobre el Camino. Los iré leyendo poco a poco.

Curioso que hicimos los dos fotos parecidas de las zapatillas/botas y la catedral de fondo.

elmo, eso de O Cebreiro, menuda aventura. Suena épico.
Por cierto, si ya no eres hombre, ¿ahora que eres? :P

Santi Palillo dijo...

Joer Teto que callaito te lo tenías, enhorabuena por el camino.

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Sí es verdad que son unas fotos muy parecidas, están genial. De hecho mis botas no dieron más de sí después del segundo camino y llegaron a Santiago llenas de rotos, agujeros y desgastes, así que las dejé en la plaza del Obradoiro, un buen homenaje :)

Rocio dijo...

Me da mucho placer poder ir a diversos lugares y para eso internet es una gran fuente de recomendaciones de distintos sitios. Por eso cuando tengo la posibilidad de obtener buenas promos trato de viajar y para ello hay Pasajes al Caribe que estoy a punto de comprar