domingo, 26 de agosto de 2007

CdeS II : ¿Preparativos?



Volví de la playa el miércoles 15 de Agosto rumiando en la cabeza la posibilidad de aprovechar los cuatro días que me quedaban de vacaciones para hacer una pequeña escapada de toma de contacto con el Camino de Santiago. Sabía que mi amigo Josero andaba liado en la faena de unir a pie Roncesvalles y la capital de Galicia y pensé que juntarme con él era una buena posibilidad.

Una llamada de teléfono me bastó para confirmar que su intención era llegar el jueves a León, ciudad que por ser capital de provincia me resultaba de fácil acceso.

Rápidamente busqué en internet la información imprescindible: que llevar, donde y como conseguir la credencial del peregrino, horarios de trenes a León, etapas para llegar el domingo a Ponferrada.....

Sin tiempo que perder agarré el coche y salí hacia la Iglesia de Santiago, situada en pleno centro de Madrid y uno de los tres lugares donde podía obtener la credencial.

Allí me encontré con un cura joven y realmente simpático con el que mantuve una animada conversación. Tras sellarme la credencial insistió en darme la “bendición del peregrino”. Mi desconocimiento sobre el tema era total y a pesar de mi convencido ateismo y de mi inexistente creencia en bendiciones religiosas y cosas por el estilo accedí a recibir la bendición.

Y así es como sin comerlo ni beberlo me vi de pie en mitad de la iglesia, siendo víctima de las miradas de todas las personas que en aquel momento visitaban la capilla, mientras que aquel cura, desde el altar mayor y con los brazos en alto, me daba aquella bendición con un sentimiento que por un momento me hizo pensar que me iba a la guerra.

“Oh Dios, que sacaste a tu siervo Abraham de la ciudad de Ur de los Caldeos, guardándolo en todas sus peregrinaciones, y que fuiste el guía del pueblo hebreo a través del desierto: te pedimos que te dignes guardar a este siervo tuyo que, por amor de tu nombre, peregrina a Compostela. Sé para él compañero en la marcha, guía en las encrucijadas, aliento en el cansancio, defensa en los peligros, albergue en el camino, sombra en el calor, luz en la oscuridad, consuelo en sus desalientos y firmeza en sus propósitos para que, por tu guía, llegue incólume al término de su camino y, enriquecido de gracias y virtudes, vuelva ileso a su casa, lleno de saludable y perenne alegría. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

Que el Señor dirija tus pasos con su beneplácito y que sea tu compañero inseparable a lo largo del camino. Amén.

Que la Virgen Santa María te dispense su maternal protección, te defienda en los peligros de alma y cuerpo, y bajo su manto merezcas llegar incólume al final de tu peregrinación. Amén.

Que el Arcángel San Rafael te acompañe a lo largo del camino como acompañó a Tobías y aparte de ti toda incomodidad y contrariedad. Amén

Y la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ti. Amén”


Todavía conmocionado por la extraña escena que acababa de protagonizar me despedí del cura y salí sin perder tiempo hacia la estación de Atocha donde, tras una larga cola de más de una hora, conseguí comprar un billete de tren Madrid-León para la mañana siguiente.

Llegar a casa, buscar la mochila y meter en ella lo imprescindible fue el siguiente paso: tres camisetas, tres calzoncillos, cuatro pares de calcetines, una chaqueta de manga larga, dos pantalones cortos, un bañador, el chubasquero, el cepillo de dientes, las chanclas, el cargador del móvil, la cámara de fotos, el dni y la tarjeta de crédito. Nada más.

En apenas cinco horas había decidido meterme en este lío y estaba preparado para ello. Me metí en la cama muy tarde. En dos horas sonaría el despertador.


En la foto la Iglesia de Santiago en pleno Madrid de los Austrias.


3 comentarios:

Yo mismo dijo...

Lo de la bendición estuvo bien, jajajaja....aunque mejor hubieran sido unos consejitos pa que no te dolieran los pies....
Un abrazo.
SAludos desde Málaga
SIERRA

Sylvie dijo...

¿no miraste si había cámara oculta???...es que yo creo que te tomaron el pelo...a mi no me hicieron nada de eso al pedir la credencial el año pasado...igual es que te vieron cara de monaguillo en potencia...


besitos.

Tetovic dijo...

Sí, cualquier día de estos me veo en la tele, jejejeje.

Bsos.